Mami, ¿A dónde se ha ido la abuelita?

Mami, ¿A dónde se ha ido la abuelita? 9 Abril, 2013Deja un comentario
Mariví Bilbao

¿Cómo estáis fresitas? Estos días me han pasado mil cosas como siempre, pero como ya os habréis enterado, el pasado miércoles, la gran actriz española Mariví BilbaoMariví Bilbao ha fallecido, lo cual me ha causado una gran pena porque soy una gran admiradora de la serie “La que se avecina”.

La última de las abuelitas que trabajaban  en la serie se ha ido, al igual que lo hizo en su momento Emma Penella.  Gemma Cuervo por su parte, lo dejó también para participar en la obra teatral de “La Celestina”.  Pues casualidad o no, el mismo día de la muerte de Mariví, mi hija me miró y me dijo: “Mami, ¿Cuado tú seas una abuelita, la “iaia” qué será?” Y yo, sin un ápice de delicadeza, le dije: “ La “iaia” estará muerta”.  Enseguida la pobre empezó a sollozar, y del sollozo, pasó a llanto desconsolado. No quería que su “iaia” se muriera, ni que yo me muriera,  ni que ella misma se muriera.

Todo esto hizo que volviera a mí  la pregunta de cómo explicarle a un niño pequeño qué es la muerte.  Vera empezaba a tomar conciencia de la muerte, y aunque no tenía ni idea de lo que era exactamente, en seguida ella y su hermano empezaron a preguntarme. Y yo que quería suavizar el tema, empecé a contarles que la “iaia” se convertiría en un angelito y que les miraría desde el cielo. En seguida Vera me dijo: ¿Pero si hay nubes, cómo nos verá?. Y yo le dije: “Los angelitos son mágicos y pueden ver a través de las nubes”.  Según lo decía me arrepentía de haberlo dicho, porque ya sabéis que no soporto mentir a mis hijos. Ellos se tranquilizaron y Vera dejó de llorar. Espero que para cuando eso ocurra realmente ellos sean mayores para comprenderlo pero a pesar de todo, la pregunta está ahí.

Recuerdo que hubo una época en la que me sentía frustrada porque mi hijo, como casi todos los niños, no era consciente de los peligros que conlleva jugar de forma inadecuada. Yo estaba empeñada en hacerle entender lo que significaba la muerte para que se diera cuenta de que por ejemplo, si cruzaba la calle y le atropellaba un coche, es muy probable que se muriese. Y eso ¿Qué significaba? Pues yo le decía que con la muerte se acababa todo, no volvías a jugar, no volvías a correr, y ya para dramatizar un poco más, le decía que NO VOLVERÍA A VER A MAMI. Todo esto para conseguir que me diera la mano para cruzar la calle o que no se le ocurriera tirarse de cabeza desde cualquier altura, cosas habituales en los niños cuando no comprenden la peligrosidad de estos hechos. Pero él, se lo tomaba a risa, estaba claro que no lo comprendía, así que dejé de insistir. Con la niña esto no me pasó porque  siempre ha sido mucho más prudente.

Así que he empezado a informarme porque sé que pronto me lo volverán a preguntar,y lo que he aprendido es, que nada de mentiras, explicar la verdad de forma sincera y natural. Nada de “Te está viendo desde el cielo”, “Se ha ido de viaje”, “Está dormido”,…  no hace más que confundir a los niños porque ellos son curiosos por naturaleza y nos preguntarán hasta el último detalle. Así que la próxima vez que me pregunten intentaré ser más sincera. Y que aunque estemos tristes porque alguien se va, su alma sigue viva en nuestros corazones gracias a los recuerdos que conservamos de ellos. Ahí viene otra pregunta ¿Qué es el alma? Bueno, eso ya es otro tema.

Dedicado a todas las abuelitas que viven en nuestros corazones y hoy en concreto, a Mariví Bilbao, que tanto nos ha hecho reír.

Mil besos corazones.

Mamá de Fresa (@MamádeFresa)

https://www.facebook.com/MamaDeFresa