Cuidado InfantilBlog Cuidado InfantilRecomendadosConsejos4 consejos para que el nuevo curso de tus hijos sea un éxito

4 consejos para que el nuevo curso de tus hijos sea un éxito

4 consejos para que el nuevo curso de tus hijos sea un éxito 11 Septiembre, 2017Deja un comentario
Preparar un buen curso escolar

El cole ha empezado por fin. Después de tres meses de descanso y diversión, los niños han vuelto a las aulas y es importante tener todo correctamente organizado para que el retorno a la escuela y el resto del curso sean todo un éxito.

¿Cómo preparar un curso exitoso para tus hijos?

Anota bien estos 4 consejos para que el nuevo curso de tus hijos sea un éxito y se desarrolle con normalidad, aprovechándolo al máximo.

1. Elige materiales de calidad a lo largo de todo el curso escolar

Desde primero de Infantil y hasta 2º de Bachillerato, los niños y jóvenes tienen que organizar muy bien todo el material y los libros que necesitarán durante todo el curso. Seguro que desde el colegio te facilitaron una lista con todo lo que debíais comprar.

Pues bien, lo más aconsejable es optar por materiales de calidad que no se estropeen fácilmente. Ten en cuenta que los niños, con su vitalidad, suelen desgastar rápidamente el material escolar, algo que se acentúa cuando compramos artículos de baja calidad: libretas cuyas anillas se salen de los agujeros o se doblan con facilidad, hojas que se desprenden a la mínima de cambio o lápices que no escriben o cuya mina se fractura ante las más mínima presión.

Para que esto no suceda, en el mercado podemos encontrar productos de gran calidad, cuya durabilidad está pensada a prueba de niños. Un ejemplo son los de la marca Oxford, especializada en material escolar, con su gama de Cuadernos Oxford, blocs, libretas y agendas.

Algunas de las características de este tipo de productos son el uso de papel de alta calidad (satinado, con alta opacidad y el gramaje idóneo para su uso en las aulas), tapas resistentes (plastificadas o de plástico), blocs y libretas con espiral con cierre de seguridad, rayados nítidos… En definitiva, toda una serie de ventajas para que el material sufra el menor desgaste posible durante todo el curso.

Cuadernos escolares de calidad

Además, muchos de estos cuadernos incluyen un sistema de organización por color, a través de las tapas de los blocs y libretas, o de los colores de las hojas interiores. De esta forma los niños tienen todas sus asignaturas bien organizadas.

Cuadernos con separadores de asignaturas

Como curiosidad, Oxford ha lanzado Scribzee, una app gratuita que permite a los estudiantes escanear sus notas, guardarlas, o acceder remotamente a ellas en cualquier momento y desde cualquier lugar.

2. Apúntalos a clases extraescolares

No se trata de saturar a los pequeños de la casa con multitud de tareas después del cole, eso sería contraproducente. Pero apuntarlos a un deporte, un taller u otra actividad productiva un par de tardes a la semana les ayuda, por un lado, a aprender nuevos conceptos y habilidades -así como a asimilar nuevas destrezas físicas y liberar su energía si se trata de un deporte-, y por otro, facilita que no se desvinculen por completo del ritmo de las clases cuando éstas terminan a medio día, cosa que les ayuda a terminar la semana centrados en sus obligaciones escolares.

3. Escoge una mochila ergonómica

Los niños han de cargar con muchos libros y material escolar a lo largo de todos los meses que dura el curso. Si la forma de transportarlos es inadecuada, más allá de un perjuicio para su salud esto puede producirles fatiga y cansancio que se acumulará y, tarde o temprano, se verá reflejado en sus notas negativamente.

Por este motivo, la elección de la mochila es fundamental. Si la que usan no es adecuada, cómprales una mochila con refuerzo lumbar y bien acolchada, para evitar así las malas posturas y los posibles dolores de espalda. Y si lleva ruedines, mejor que mejor.

4. No les sobrecargues con deberes

Cada vez es algo más aceptado en el ámbito educativo: los niños no deben pasarse toda la tarde haciendo deberes. En la mayoría de colegios se tiene en cuenta esto al mandar tareas para casa, pero por si acaso, asegúrate de que tus pequeños dediquen un espacio de tiempo concreto a terminar sus deberes, y que el resto de la tarde lo inviertan en hacer aquello que más les gusta a los niños: jugar.

En este sentido, si observas que tus hijos invierten más tiempo del necesario en hacer sus deberes por las tardes, puede que el problema esté en que no se organizan adecuadamente. Habla con su tutora o tutor y diseñad unas pautas que les ayuden a centrarse y gestionar mejor su tiempo.

Comprobarás que si la mayoría de las tardes dedican una gran parte de su tiempo libre a jugar, rendirán mejor en la escuela -siempre que cumplan con sus obligaciones en el horario destinado a ello-, ya que la frustración por pasar tanto tiempo estudiando desaparecerá y su aprovechamiento de las clases irá en aumento.