Cuidado InfantilBlog Cuidado InfantilActualLimpiar con una bebé traviesa: el vídeo que triunfa en la red

Limpiar con una bebé traviesa: el vídeo que triunfa en la red

Limpiar con una bebé traviesa: el vídeo que triunfa en la red 26 Febrero, 2015Deja un comentario
Loading the player...

vídeos de bebésLa maternidad es maravillosa. Sentimos emociones increíbles, nuestra vida cambia de manera radical. Cada momento es especial y lo disfrutamos en la compañía de nuestro bebé. Nada vuelve a ser igual. Es innegable que el balance que hacemos es inmejorable. Pero claro está, también afrontamos algunas dificultades: problemas con la lactancia, para dormir o cuando se pone malito. Sin embargo hay otras dificultades, que son menos graves, pero que cambian nuestras rutinas.

Imposible hacer las cosas de la casa

Cuando nuestro hijo comienza a andar las cosas que antes hacíamos en 5 minutos, se eternizan. Prueba de ello son Esther Anderson y su pequeña hija Ellia de apenas un año. Son muy conocidas en YouTube ya que suelen colgar las peripecias diarias del miembro más joven de esta familia de Florida.

Ellia es una pequeña a la que le gusta sabotear todo lo que hace su madre y además se mueve como pez en el agua delante de las cámaras. Un vídeo en el que se muestran sus últimas aventuras se ha convertido en viral en la Red, con más de 4 millones de visitas por ahora. En dicho vídeo se puede ver a la niña persiguiendo a su madre por toda la casa. Si mamá trata de ordenar la ropa de Ellia, ella se dedica a sacarla de los cajones. Cuando mamá barre, Ellia esparce todo el polvo que Esther había juntado. Cuando mamá quiere guardar la ropa en la lavadora, la bebé se la cierra. Lo mismo sucede con el lavavajillas, del que además saca varios platos y los tira al suelo, por suerte son de plástico. Mamá recoge las fichas de su hija, pero Ellia por detrás tira parte de lo que ya está guardado. También podemos ver a la niña sucia o manchando los cristales mientras su madre los limpia.

La verdad es que el vídeo nos hace sentir muy bien y no solo porque nos reímos viendo las trastadas de la joven protagonista. También porque nos ayuda a desterrar la idea de que nos había tocado el bebé más travieso del mundo.